TÚNEZ, MÁS QUE UN VIAJE (PARTE I)

Cuando viajamos esperamos disfrutar de experiencias únicas e interesantes,  culturas diferentes  y formas de vida que nos ayudan a enriquecernos, está demostrado, viajar nos hace más felices.

Llegué a Túnez en primavera, una época más que recomendable para visitar este país cuya sociedad civil cuenta con un reconocimiento merecido; Premio Nobel de la Paz en 2015.

 

Comenzamos nuestro viaje en el Museo del Bardo ,visita obligada, la casa de los reyes Otomanos convertida en el paraíso de los mosaicos donde la decoración interior hace honor a las hermosas piezas que contiene. Recorremos sus espacios dando un paseo por las diferentes épocas históricas y no dejamos de asombrarnos con su sala de música y conciertos. Túnez lleva el sello de 3.000 años de historia marcados por las grandes civilizaciones del mediterráneo y no olvidemos que en el país existen 40.000 asentamientos arqueológicos.

 

La ciudad de Túnez nos regala cantidad de colores y olores que  se mezclan en sus calles ruidosas y tan llenas de vida, adentrarse en un mercado y perderse en las callejuelas de las ciudades es una de las formas más bonitas y reales de conocer un destino. Piérdete por su medina, disfruta hablando con sus gentes y si quieres sentirte protegido puedes comprarte una Jamsa, símbolo fenicio de protección contra el mal de ojo, o más conocida como mano de Fátima por los franceses.

La huella romana está presente en nuestra siguiente parada, el anfiteatro de El Jem. Majestuoso, presume de ser el tercero más grande a nivel mundial y razones no le faltan.

Diferentes utilidades, desde un anfiteatro hasta un lugar de reunión para sus ciudadanos, usado como fortaleza en la Guerra Civil o mercado de ganado en el siglo XIX, lo que está claro es que no deja indiferente a nadie.

Rumbo al sur del país recomiendo la parada en el cañón de Mides, un lugar muy auténtico convertido en un gran atractivo.
El Oasis de Mides o Cañón de Mides, es un paraje natural situado al oeste de Túnez junto a la localidad fronteriza con Argelia de Ain El Karma. Esta zona fue devastada por unas terribles inundaciones que duraron 22 días en el año 1969 y que acabaron con la destrucción casi completa de la localidad de Mides y la cercana Tamerza, donde se encuentra otro oasis a pocos kilómetros y un pequeño conjunto de saltos de agua. Coge tu cámara, disfruta de las vistas y fotografía la magia del lugar.

Tanto para ir a Chebika como a Midés hay carretera asfaltada, pero para llegar al llegar al set de rodaje de Star Wars lo mejor que puedes hacer es contratar una excursión hasta Tatooine en 4×4, los saltos en dunas son un viaje de otra galaxia y una vivencia muy divertida.

Tatooine son los ojos que vigilan y admiran al país desde la montaña.  Los españoles, en gran medida, buscamos en Túnez la experiencia que el desierto nos puede ofrecer, desiertos de película para descubrir el Sahara y admirar atardeceres imponentes.

Todas las civilizaciones que han pasado por Túnez hacen que se convierta en un país multicultural donde las diferentes etapas de su Historia marcan calles y zocos.

Dátiles, vino y buen aceite, un triángulo irresistible para nuestros sentidos que harán de Túnez un destino más que apetecible.

VIAJES

Información turística: Oficina Nacional de turismo de Túnez en España.
Vuelos directos desde Madrid y Barcelona: Tunisair
Más información en Discover Tunisia: Facebook Twitter Instagram YouTube

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.