Rubén Amón y la pasión rojiblanca

Siempre es un buen momento para publicar un libro, escribí éste artículo hace tiempo y sin embargo, el protagonista sigue estando de actualidad.  

No es el primer libro para este carismático periodista, y tampoco es la primera vez que escribe sobre fútbol. Hablar de este deporte con Rubén Amón es hacer referencia a dos colores: el rojo y el blanco. La incógnita es sencilla de resolver, su equipo (al igual que el mío) es el Atlético de Madrid. No pretenden estas líneas eludir al apasionamiento, pero sí evitar premeditadamente, como indica Amón, la propaganda y el arquetipo del “colchonero sufridor”.

El autor urge aclarar un malentendido, “el Atlético de Madrid es un equipo minoritario pero no es un equipo pequeño. Es en cierto modo diferente. Ni mejor ni peor”.

Recorre sus páginas la historia de un Club con altibajos, los años del “infierno” en segunda división, que marcaron el trauma a una afición que fue solidaria y sensible cuando el equipo necesitaba mayor ayuda. Es por ello que los atléticos hablamos desde la autoridad que nos concede el fracaso y que la Historia del equipo no se concibe sin su capacidad para autolesionarse. Lesiones, también, desde la Presidencia que nos trajo el período de Jesús Gil, a quién podrá atribuírsele el mérito del doblete, Liga y Copa en 1996, pero también la instrumentalización del equipo, la negación de la cantera, la crispación o el maltrato al aficionado.

El presente es muy diferente desde que el Cholo acomodó al Atleti en el diván del Calderón, nos ha recordado quiénes somos, de dónde venimos y dónde vamos.

Ya lo decía Luis Aragonés: “Si el Atlético es el Pupas, el resto, ¿qué son, el costras?” Me hago la misma pregunta que Amón en su libro, ¿por qué no son del Atleti los demás?

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.