YO POR MIS LIBROS, MATO

Puede que el titular elegido para esta reflexión no sea el más acertado, nos invoca la imagen de unas de las grandes divas de la salsa rosa española aunque también creo que es necesario el uso de una de sus frases míticas para defender al conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen. Así define la RAE a la palabra libro, una palabra que para mí tiene muchas connotaciones vitales y emocionales.

Se publica mucho, pero no todo puede valer, a cualquier persona no se le puede llamar escritor y cualquier texto no puede formar parte de un libro. Digo esto con convicción, y sin intención de meter a todos en el mismo saco, un ejemplar escrito por Belén Esteban no puede exponerse en el escaparate de una librería junto a un libro  de Albert Camus o José Luis Sampedro. Es un insulto, a los lectores y a los que amamos la escritura y la literatura.

La lectura está para disfrutarla no para sufrirla y creo, que es ahí dónde está el origen del problema, muchos de los libros que se imponen como obligación pedagógica en la escuela no son los más acertados.

Si a un niño no le gusta leer, hay que buscar textos atractivos, que cuenten historias sobre sus gustos o aficiones y sobretodo, que despierten su interés y curiosidad para que quieran descubrir más y más de ese personaje o de las aventuras a las que se enfrenta. ¿Sigue existiendo la famosa “hora de la lectura”?  Si no es así, debería ser obligatoria porque el hecho de enseñar a un niño a amar la lectura es conseguir que su mundo no tenga límites.

Leer en un mundo de pantallas, este es el reto al que nos enfrentamos en la era digital, los que me conocen saben que sigo leyendo en papel y que no entiendo la lectura de una buena novela o un ensayo si no es sobre papel, necesito dar vida a los libros y eso se consigue marcando, señalando, anotando frases o ideas que me llaman la atención, cuando vuelvo a coger ese ejemplar descubro, pasado el tiempo, aquello que me marcó en el viaje que hice con ese libro.

Aunque puede parecer que España es un país en el que no se lee -según el CIS  casi el 40% de los españoles no se ha leído un libro en todo 2016-, el último Informe de Lectura 2017 (sólo hay dos anteriores, uno en 2002 y otro en 2008) deja un halo de esperanza para los libreros y las bibliotecas en nuestro país.

Doy gracias a los libros por existir y formar parte de mi vida, por entretenerme, enriquecerme, por el placer que me ofrecen a través de la imaginación, la diversión y contribución a la formación de la persona.

Sin duda, uno de los mayores y más valioso aprendizaje que pudo obtener el hombre fue haber aprendido a leer.

 

 

¡Felices lecturas! ¡Feliz Día del Libro!

Review overview
1 COMMENT
  • ¡Qué buen artículo María! Te felicito, y felicito a tus libros por tener la suerte de ser leídos por alguien que ve más allá de los trazos que pintan sus hojas blancas. Alguien crítico y positivo que siempre ve e libro medio lleno.
    Un besazo y sigue “Matando por tus libros”

POST A COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.